5 habilidades esenciales a desarrollar para un Scrum Master o Agile Coach

Insights

5 habilidades esenciales a desarrollar para un Scrum Master o Agile Coach

| Xavier Quesada Allué

¿Buscas convertirte en un mejor Scrum Master o Agile Coach? Aquí tienes en qué enfocarte! Te damos 5 habilidades esenciales para un Scrum Master o Agile Coach.

Así que ya sabes Scrum. Ok, ¿qué sigue?

Antes de comenzar - evalúate honestamente. ¿Realmente conoces Scrum?

Este artículo asume que has llegado a un nivel básico de excelencia como Scrum Master/Agile Coach. ¿Pero lo has logrado realmente? ¿Cómo te evalúas? Idealmente, estás siendo asesorado por un mentor con más experiencia y con credenciales comprobadas. Pero se necesitan años de experiencia y práctica para llegar al nivel de maestría necesario para mentorear profesionalmente, y puede que no tengas a tu disposición un mentor adecuado. Si no tienes mentor, o si tienes dudas sobre su experiencia, no lo hagas solo. Únete a un programa de coaching y mentoreo de Advanced Certified Scrum Master de Agilar y recibe acreditación profesional de tus habilidades por parte de algunos de los mejores expertos de agile del mundo.

1. Visual Management y el trabajo diario

Como Scrum Master, tu equipo mira hacia ti para consejos sobre cómo auto-gestionarse de manera efectiva. La práctica más importante que puedes ofrecerle a tu equipo son buenas técnicas de Visual Management. Enséñales a visualizar su trabajo de una forma que funcione - para ellos y para tí. Experimenta con distintas configuraciones de taskboard o de herramientas digitales - no hay una única buena forma de hacerlo. ¿Cuántas columnas queremos visualizar? ¿Qué niveles de granularidad necesitamos para representar nuestro trabajo? (epics, stories, tasks, etc...). ¿Cómo visualizamos interrupciones u otro tipo de trabajo no planeado? ¿Cómo vemos quién trabaja sobre qué? Tu objetivo como Scrum Master es ayudar a tu equipo a utilizar el Visual Management eficazmente para poder responder preguntas como “en qué estamos trabajando” y “quién está haciendo qué” con facilidad. Como extras, agrega radiadores de información que respondan preguntas como “estamos yendo lo suficientemente rápido” y “qué impide nuestro progreso”. 

2. Facilitación avanzada de reuniones, workshops y trainings

Como Scrum Master, has llegado a un nivel básico de excelencia en facilitación de talleres. Ahora es momento de llevarlo al próximo nivel. Continúa practicando e invirtiendo en tus habilidades de facilitación. Prueba nuevas técnicas, experimenta, practica. Un excelente facilitador creará experiencias y resultados que deleiten a los asistentes a un taller y los dejen queriendo volver. ¿Alguna vez escuchaste hablar de gente que quiera que una reunión dure más, porque es interesante, relevante y se están divirtiendo? Este es tu objetivo. Los grandes facilitadores regularmente obtienen puntajes de NPS de 50% o más en sus talleres y puntajes de ROTI de 4 o más en sus reuniones. Algunos buenos libros para leer sobre este tópico son:  “Facilitator’s guide to participatory decision making”; “Gamestorming”; e investiga  Liberating Structures. Para mejorar tus habilidades de formación, desarróllate con la serie de Sharon Bowman, “Training from the Back of the Room”.

3. Coaching en prácticas técnicas

Capaz hayas escuchado “no tienes que ser un experto técnico para ser un buen Scrum Master”, y es verdad. Pero definitivamente ayuda. Si quieres ser un gran Scrum Master, necesitas construir una relación profunda con tu equipo, y si entiendes el trabajo que hacen esto será mucho más fácil. Además, hay muchas ideas que le pueden estar faltando al equipo, y puede que seas capaz de contribuir más que sólo coaching. Los consejos concretos sobre este tema dependen de tu área de especialización, pero si trabajas en el área de desarrollo de software definitivamente deberías estudiar XP (Extreme Programming) y Devops (lee Continuous Delivery y The Phoenix Project) para inspirarte.

4. Lean, Kanban y scaling LeSS

Ninguna práctica  de coaching ágil está completa sin una buena comprensión de los fundamentos de Lean Thinking y del Sistema de Producción de Toyota. Aunque la adaptabilidad al cambio y la centralidad del cliente se llevan todos los títulos, la agilidad es descendiente directo de Lean y no puedes llevar a un equipo hacia el alto rendimiento si no conoces los fundamentos de la excelencia operacional, el manejo total de calidad y los marcos de mejoramiento continuo. Invierte en aprender y practicar los fundamentos básicos de Lean para aumentar tus capacidades. Hay una vasta cantidad de recursos que puedes explorar, pero nos gusta recomendar los básicos: Taiichi Ohno, Lean Thinking, The Toyota Way. Mientras kanban con una “k” minúscula forma parte del Lean clásico, el método Kanban es un framework ágil moderno que también es un buen punto de entrada a este área de conocimiento. Un curso certificado de Kanban ofrecido por una compañía respetada también es una opción. Finalmente, el método ágil LeSS (Large Scale Scrum) se apoya fuertemente en las bases del Lean & Systems Thinking así que un curso o libro de LeSS también puede ser un buen punto de entrada al Lean, además de enseñarte uno de los enfoques más importantes para acercarse a grandes iniciativas y grandes organizaciones.

5. Crear relaciones con el liderazgo y “el negocio”

Cualquier persona que haya introducido prácticas ágiles en el departamento de servicios técnicos de una organización clásica (grande) ha escuchado que uno de los logros más fáciles y rápidos es el “aumento de colaboración entre negocio y servicios técnicos”. Pero hay una diferencia grande entre los logros rápidos iniciales que observas en una revisión del sprint y el impacto transformacional que puede traer una verdadera relación con el liderazgo. La próxima frontera de Agile es hacer coaching de la organización ágil y crear líderes ágiles, y para lograr esta ambiciosa meta necesitamos Agile Coaches más fuertes y maduros. Un coach moderno no solo necesita ser buen coach, sino un buen entrenador y un gran consultor. Tienes que ser capaz de hablar con cualquier actor a cualquier nivel y dar explicaciones claras y concisas de lo que realmente significa Agile (tip: no es un proceso ni una metodología), de cuáles son los beneficios, los riesgos, por qué es urgente, y qué se necesita hacer para comenzar una transformación ágil hoy mismo. Este no es un trabajo fácil: los líderes tienen poco tiempo y paciencia y “el negocio” (los colegas de distintas áreas operacionales o funcionales de la compañía) están saturados del trabajo del día a día (BAU o Business as Usual), además de que suelen pensar que esto no les aplica. Se necesita un muy buen Scrum Master para liderar el cambio en este tipo de ambiente. Un buen libro para acercarle a un líder para despertar su interés es Doing Agile Right de nuestros amigos en Bain & Co.

Información sobre el uso de cookies

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para darte la mejor experiencia de uso, recopilar información estadística y para optimizar la funcionalidad del sitio. Para obtener más información, consulta nuestra política de cookies.